La Encíclica que condenó el Modernismo (VI y final)

La actualidad de la Pascendi. Los acontecimientos que siguieron a la muerte de San Pío X demostraron que la Providencia quiso inspirar al santo pontífice la Pascendi no para frenar definitivamente el Modernismo, sino para denunciarlo, examinándolo científicamente. De hecho Benedicto XV, ascendido al solio pontificio después de la muerte de San Pío X, no…

La Encíclica que condenó el Modernismo (V)

La reacción a la Encíclica. Entre las filas de los innovadores, que obcecados por el orgullo se creían intocables, la encíclica sembró consternación y rabia. Escribe el profesor Guasco, en un libro editado por las paulinas hace dos años: «El tono usado fue increíblemente severo, podríamos decir ofensivo; y aquellos que se sintieron aludidos no…

La Encíclica que condenó el Modernismo (IV)

La Pascendi: una obra maestra de la teología. Veamos ahora el contenido de la encíclica, inspirándonos mayormente en la excelente síntesis hecha por el padre Francesco Maria Bauducco, en el Dizzionario Ecclesiastico  de la UTET (19). El documento, después de haber recordado el oficio del Sumo Pontífice de custodiar con extremada vigilancia el depósito de…

La Encíclica que condenó el Modernismo (III)

La acción de San Pío X. San Pío X, desde el primer año de su pontificado, desarrolló una acción enérgica para acabar con el Modernismo, poniendo en el Índice sus libros, sancionando disciplinarmente a los representantes más peligrosos y favoreciendo la prensa antimodernista de los llamados “católicos integristas”, que muy pronto encontrarán en la acción…

La Encíclica que condenó el Modernismo (II)

Los orígenes del Modernismo. Frente a las amenazas revolucionarias del “catolicismo liberal”, que pretendía reformar la Iglesia a partir de una síntesis entre  la doctrina católica y el pensamiento moderno, León XIII publicó el 4 de agosto de 1879 la encíclica Aeternis Patris (8), exhortando a “restaurar el uso de la sagrada doctrina de Santo…

La Encíclica que condenó el Modernismo (I)

Introducción. «El antiguo párroco de pueblo, con su fácil negligencia víctima de engaños jesuíticos, manifestó desde el principio la firme voluntad de aplastar a cualquier sacerdote culpable de querer el progreso de la espiritualidad del catolicismo.» (1) «… Ha abierto la era de las discordias atroces entre nosotros y ha dejado que todos los lansquenetes…