Una historia del Concilio en versión brasileña (Reseña bibliográfica)

9788417407124Roberto De Mattei, CONCILIO VATICANO II (Una historia nunca escrita).

Vale la pena, no obstante, gastarse 35 euros para comprar (y leer) El Concilio Vaticano II. Una historia nunca escrita de Roberto De Mattei (Homolegens, 2018). En este mismo número de Sodalitium hemos expresado algunas críticas al libro en cuestión y más aún a su editor. Pese a ello y por su subtítulo: “una historia nunca escrita”, no puede faltar en la biblioteca la historia del Concilio de  De Mattei. Es todo un mérito de De Mattei, historiador serio y que ha militado siempre en los ambientes llamados tradicionalistas, el haber sido el primero, y por ahora el único (El Rin desemboca en el Tíber es más una crónica de la época) en escribir una historia del Vaticano II desde la perspectiva de la denominada minoría, es decir, de aquellos que -con razón- se opusieron entonces y se oponen ahora al Vaticano II. De esta “minoría” el autor  traza también su historia anterior al Concilio, a partir del Sodalitium Pianum (justamente apreciado).

Traza también la misma “genealogía” del bando opuesto, del modernismo, desde antes de morir Pío X hasta el Vaticano II y años sucesivos. Las conclusiones de De Mattei sobre el tema, anticipadas desde las primeras páginas, lo llevan a criticar no solamente el postconcilio, o la escuela histórica de Boloña -a la que quiere hacer de contrapeso (que ya es decir, por la extensión y la precisión de la historia del Concilio dirigida por Alberigo)-, sino al mismo Concilio Vaticano II, motivo por el cual De Mattei ha sido duramente criticado por el ex compañero (de Alianza Católica) Massimo Introvigne. El cual, con el celo de un converso y del neófito, no admite que se toque la hermenéutica ratzingeriana de la continuidad de la reforma (y entre los pecados de De Mattei, según Introvigne, está el de haber citado varias veces a don Ricossa).

De Mattei también da voz, merecidamente, a quienes se opusieron al Concilio y a sus motivos, puesto que ha tenido acceso a los archivos de Mons. Lefebvre y del Instituto Plinio Correa de Oliveira, entre otros. No obstante, la crítica de De Mattei al Concilio es más la crítica de un historiador que la de un teólogo, centrándose más en el Concilio-evento que en los textos del mismo Concilio. Sobre el estudio de los textos conciliares, sobre los cuales profundizará en un futuro trabajo, pone su total confianza y “con veneración a Su Santidad Benedicto XVI, al cual”, escribe, “reconozco como Sucesor de Pedro, a quien me siento indisolublemente ligado, manifestándole mi profundo agradecimiento por haber abierto las puertas para un debate serio sobre el Concilio Vaticano II” (pág. 591 de la ed. italiana, puesto que en la edición española el epílogo es distinto). En realidad Joseph Ratzinger, que en el Vaticano II (tanto en el evento como en los textos) jugó un papel como protagonista, no ha abierto ningún debate sobre el Vaticano II en sí, que para él no puede ponerse en discusión, sino en todo caso sobre el post-Concilio y las “hermenéuticas” conciliares de ruptura. Pero nada más.

Los límites de la obra de De Mattei son más visibles cuando aporta su opinión, en la introducción, respecto al falso argumento del “Concilio pastoral” y, por el mismo hecho, no vinculante. Ahora bien, solo bajo este subterfugio, mil veces refutado, se puede criticar al Concilio y al mismo tiempo venerar (al menos aparentemente) a quien hizo, defiende, aplica e impone el Concilio aún a día de hoy (es decir, desde Pablo VI hasta Benedicto XVI).

Otro límite de la obra es el de dar voz a los opositores del Concilio y a sus argumentos, pero -obviamente- haciéndolo desde el punto de vista muy particular del autor: quien conozca la biografía intelectual de De Mattei fácilmente se dará cuenta, no en cambio quien la ignore. De Mattei engloba todo acontecimiento según las categorías intepretativas de Plinio Correa de Oliveira y de su TFP, tanto aquellas conocidas públicamente como aquellas que sostienen intra muros. La idea de que la crisis de la Iglesia se deba a la incompetencia del clero y que la salvación provenga del laicado, conduce al autor a aumentar las responsabilidades o los límites no solo del clero modernista, sino del clero católico (pasando por Pío XII hasta Mons. Lefebvre); o también a ocultar del todo su papel (como el del Padre Guérard des Lauriers, por ejemplo). En esta cuestión, Introvigne simpatiza con el autor al no seguir una visión clerical de la historia, subrayando una visión desde la espiritualidad, la eclesiología, etc: un punto de vista meramente jesuítico.

La cuestión menos grave del comunismo y del “giro a la izquierda” adquiere en la obra un mayor relieve, y en cambio es menor el espacio dedicado a las cuestiones estrictamente religiosas. Sobre la cuestión judía en el Concilio, De Mattei  no puede evitar hablar de Jules Isaac, pero prefiere ocultar su pertenencia a la B’nai B’rith, siendo con estas credenciales como se presentó ante Juan XXIII. Llega a concluir que si se debe criticar a Nostra Aetate, debe hacerse no tanto por el capítulo dedicado a los judíos, sino más bien por el capítulo favorable con el Islam, que ocasionó las críticas de los progresistas contra “el  Estado de Israel, culpable, a su entender, de representar la simbólica resistencia, en Oriente Medio, de aquella civilización occidental cuya extinción auguraban” (pág. 408, edición española) y de la cual, no obstante, De Mattei es su ambiguo paladín (ambiguo porque en los hechos parece confundir la civilización cristiana con la civilización occidental-israelí, pero que al menos en teoría sabe distinguir).

También incluso los gustos nobiliarios de Correa de Oliveira se le pegan, cuando dedica, hablando del “caso Lefebvre”, cuatro líneas al “verano caliente” de 1976 y más de una página a la Princesa Pallavicini (con todo el respeto para la Princesa). Detalles, ciertamente, pero detalles, unos aquí y otros allí, que revelan una mentalidad.

Por lo tanto, el lector de Sodalitium se gastará 35 euros, si los tiene, para comprar el libro de De Mattei, pero hará bien en no tomarlo como libro de cabecera ni de hacer suyos sus principios y conclusiones.

Págs. 524 – 35€

(Reseña escrita por Don Francesco Ricossa en el nº 65 de Sodalitium. Traducción de Propaganda Católica)

https://homolegens.com/?product=concilio-vaticano-ii#.XIvRLihKjIU